Alfonso Oloroso Seco (DO Jerez-Xérès-Sherry)

La DO Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda son dos denominaciones que comparten el mismo Consejo Regulador. Situadas en la provincia de Cádiz, sus vinos, denostados desgraciadamente por el consumidor medio español, hacen furor en el Reino Unido ya desde el siglo XVII logrando que las exportaciones salven las arcas de los viticultores y bodegueros jerezanos.

Hablar del suelo del Marco de Jerez es hablar de las albarizas : terrenos blanquecinos, esponjosos y de gran retención hídrica que, junto a la triple influencia atlántica, fluvial y de las marismas permiten un medio único para el desarrollo del Palomino Fino, Moscatel y Pedro Ximenez (estos dos últimos consagrados para vinos dulces, no para generosos) a lo largo de sus aproximadamente 6821 hectáreas.

Los vinos generosos se elaboran a partir de la variedad Palomino, que una vez vinificado elige qué tipo de vino de Jerez quiere ser : los de más calidad acaban siendo Finos y Manzanillas (beneficiándose de la crianza biológica o bajo velo), si además de crianza biológica sufren una crianza en barricas llenas hasta las 4/5 partes (osea, en aerobiosis) estamos ante un Amontillado o, de menor rango, un Palo Cortado. Finalmente, los vinos encabezados con alcohól vínico y crianza oxidativa (recién explicada) serán Olorosos. Lo que es común para todos es la guarda mínima de 3 años en Criaderas y Soleras, que cede el carácter y el alma de los vinos del Marco de Jerez.


Nota de Cata : Presenta un color entre el oro viejo y el ambar a causa de la oxidación buscada durante la crianza. En nariz es complejo, convergen los tonos propios de la madera con recuerdos añejos y desván. Tras remover la copa se suman notas de frutos secos y un lado iodado propio de las cosechas pasificadas. No sólo esto, además tostados y caramelo están invitados en esta fiesta del perfume. También hay que destacar la abundante lágrima lógica debida a sus 18% de vol.). Entrada seca y etílica, que enlaza con los frutos secos y un desarrollo graso, lleno de matices. Final etílico y retronasal maderizada.

Ojo con el maridaje porque se va a apoderar de cualquier manjar que no sea queso curado como por ejemplo el manchego, Idiazábal o parmesano, también admitiendo platos de carne consistentes como el cohinillo asado, carrillera ibérica con salsa, manitas de cerdo o callos con garbanzos, también tapas con carácter como boquerones, anchoas, jamón de Teruel o jamón ibérico... ya me entendéis. Pvp próximo a los diez euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario