Solo Tirio Syrah 2016 (DO Campo de Borja)

Otra de las diferencias entre los proyectos vitícolas a ambos lados de los Pirineos es la talla de ciertas bodegas, las cuales sacrifican ese espíritu familiar y artesano por el de negociante trajeado que coloca palets y más palets en las grandes cadenas comerciales. A título humano es parejo puesto que mientras allá te improvisan una cata horizontal en la visita aquí te niegan la entrada si no vas en grupo (gracias Guillermo Berna) o te tardan semanas y semanas para contestarte a un correo.

Nota de Cata: Color de alta intensidad con disco fucsia y lágrima coloreada. Nariz para la fruta madura (en su punto, nada de compotados). En segundo plano ecos florales y especiados. Al oxigenar reaparece fruta de baya joven junto a ecos minerales bien extraídos por un viñedo de 20/30 años. Boca intensa, muy afrutada con una carga de fruta de baya protagonista. Buen frescor que denota la añada. Calidez presente pero equilibrada con el resto de elementos. La especia pone relieve y prolonga el final.

Un monovarietal de 400 metros de altura para quitarnos el mal sabor de boca y para la reconciliación. Lo elegí en la propuesta de la bodega de Chema, un restaurante medianamente famosos en Zaragoza por su cabrito y por el producto de mercado. En definitiva un local que sin ser refinado ni elegante (servicio de vino mudo y con drop-stop) se ajusta bien a la clientela habitual y llena el plato más que al otro lado del Pirineo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario