Cuatro Rayas Sauvignon Blanc (DO Rueda)

El Sauvignon Blanc es el rey de las variedades blancas de Burdeos, donde junto al Sémillon y el Muscadelle forma la trilogía clásica de blancos de Graves y Sauternes. Tras Burdeos o el valle del Loira, Nueva Zelanda y Chile son destinos consolidados para este cépage. Cépage vigoroso para cultivar en espaldera sí o sí aunque de productividad media-baja. Una vez elaborado destaca por su potencia aromática aceptando crianza o no, sin embargo es joven este originario de La Seca, en el corazón de Valladolid.

Nota de Cata 2017: Añada color amarillo pajizo con reflejos verdosos aún descorchando un año después de la mise à vente. En nariz intensidad de la mano de pera, fruta blanca de hueso, flor blanca o clementina. Después se concreta una pera madura sobre fondo de albaricoque y manzana blanda. Entrada de cierta redondez, desarrollo fresco, lleno de fruta fresca y femenino. Esa facilidad para beber se basa en su textura sedosa y las sensaciones de clementina, naranja, melocotón y ecos de pradera vallisoletana. Buena persistencia donde los 13% de vol... no se notan para nada . Tal vez sobra ese rastro de sulfuroso que hace que no podamos incluir esta referencia en una carta de sumiller.

Nota de Cata 2015: Añada color amarillo pajizo con reflejos verdosos, limpio y transparente. En nariz se desplega una gran complejidad : flor blanca en plan azahar, albaricoque, melocotón, pera limonera, pomelo, prado... muy perfumado e intenso en definitiva. Entrada amplia y afrutada, en cuyo desarrollo converge la fruta blanca de hueso y los cítricos con muchísima elegancia. Acidez controlada pero suficiente para aportar nervio y frescura. Final cálido (13 % vol.) y corto, acompañado por un buen equilibrio. En la retronasal vuelve ese albaricoque, ese melocotón del que hablábamos.

Muy aromático, muy positivo en nariz es lo que más destaca a mi juicio, aparte de sus 4'55 euros para una justa relación calidad/precio. Como anécdota, recuerdo que cuando en Burdeos vinificábamos con Sauvignon le aplicábamos nieve carbónica para hacer una maceración prefermentativa en frío. Una buena docena de horas después ya encubábamos en los depósitos de desfangado aprovechndo con ello el carácter polifenólico de éste cépage y además evitábamos una fermentación expontánea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario