Peregrino de Gordonzello rosado 2020 (DO León)

Desde el cielo una estrella guía el camino de Bodegas Gordonzello: la Prieto Picudo. Esta variedad tinta autóctona leonesa está guiando no sólo a esta bodega de Gordoncillo (a 50 minutos de León) sino a la mayor parte de los productores de la denominación de origen Tierra de León. Su cepa con pámpanos de porte rastrero, racimos pequeños y compactos, es sin duda productiva. Trabajándola bien da buenos resultados.


Nota de Cata: Color rojo rubí, brillante y sin defectos. Olfativamente hay más o menos personalidad. La que le permite un rosado low-cost. Aún con eso un registro interesante en torno a la fruta cítrica: mandarina, lima, naranja, limón, salvia y florales...En boca una entrada seca que trae una buena acidez y un sello de vino del norte. Un desarrollo sedoso, ligero, amable y fácil de beber. Predominio de frutos rojos jóvenes sobre un fondo cítrico, que se estira hasta el final con ecos herbales.


Un viaje a través de la luz, el color y la imaginación por sólo 5'50 euros, un precio muy acorde a estos tiempos de desaceleración. El servicio, a 12º C es suficiente, menos de eso se acentuarán los verdores y los pH's. Como maridaje unas buenas croquetas caseras como las del restaurante El Patio en León. Sin salir de dicha ciudad unas patatas con picadillo sólo si son las del rincón del Gaucho (calle Azabachería). Para acabar, unas Zamburiñas de Casa Divi, típico bar Manolo grasiento.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario