Boira de Raimat Garnacha BIO 2017 (DO Catalunya)

Niebla en aragonés se dice boira. Existen varios tipos de boira: de tierra, de hielo, de vapor, de ladera, de valle, de precipitación... pero la más beneficiosa para un viñedo es la que viene seguida de rachas de calor: de esta forma el hongo Botrytis Cinerea se instala en los racimos, los pasifica y al ser vinificados da como resultado néctar de dioses. Pero esto pasa en Sauternes (zona bordelesa), no en Cataluña. En Cataluña y Aragón son más de Garnacha de 14'5 % vol, la de hoy sale de la provincia de Lérida (bodegas Raimat de Codorniú).


Nota de Cata: Una media opacidad como ya es común en los tintos de garnatxa. En el ribete se aprecia un comienzo de evolución y en eso confirma que se trata de una añada 2017. En nariz los aromas de fruta roja, notas arcillosas, turba y cacao traen de nuevo esa tan positiva evolución que hablábamos. Entrada redonda y amplia con fruta golosona. Muy intenso, buen cuerpo. Un desarrollo de un frescor sorprendente porque la Garnacha suele adolecer de bajos pH's. Tal vez esa tensión es la clave del equilibrio. Un final muy afrutado pero de un ardiente preocupante que en el primer trago es desagradable, después va a menos. Tanino pulido y final limpio sin apenas sulfitos afortunadamente.


La añada 2017 tanto en la denominación Cataluña como en la de Costers del Segre se resolvió como 'Muy Buena'... y con razón. Su precio de 7'50 euros da lo que promete aún con esa sombra de los casi quince palos. Esta Garnatxa que sin ser néctar de dioses será decente si se acompaña de los maridajes correctos. Esos casamientos son el Ternasco D.O. Aragón en primerísimo lugar a nuestro juicio. Cruzando el Cinca podía ajustarse un Cabrito hecho al horno a baja Tª con salsa de higos y pastel de gratin Dauphinois.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario